Related Posts with Thumbnails

jueves, 13 de mayo de 2010

Día Internacional de la Mujer en Nueva Carteya. Representación de "Genobundio y Abuveva".

El 6 de Marzo se representó la obra de teatro infantil "Genobundio y Abuveva", la cual escribí y dirigí a petición de mi amiga y concejala de políticas sociales e igualdad, del Ayuntamiento de Nueva Carteya, para amenizar los actos del día Internacional de la mujer.

"Genobundio y Abuveva" ha sido mi primera incursión en el teatro, con poca experiencia, menos conocimiento... pero con mucha ilusión.

Es una obra con tintes cómicos que encierra una arraigada problemática sexista, y está ambientada en época de trovadores, por lo que la escribí en verso (o eso intenté).

Fueron meses de ensayos con 5 niños estupendos (mis pequeños actores), pero mereció la pena. Espero que os guste.



GENOBUNDIO Y ABUVEVA

PRIMER ACTO

TROVADOR (Delante del telón):
Voy a narrarles a ustedes
una historia muy antigua,
y ya verán vuestras mercedes
la injusticia que atestigua.

Cuentan que hubo en Granada
un señor muy bien casado,
que trabajar… nada, nada,
pero a mandar acostumbrado.

Él de rentas vivía
y viendo que escaseaban,
del servicio prescindía
y su mujer trabajaba.

Era su esposa señora
de intachable rectitud;
lo servía enamorada
a costa aún de su salud.

Y la vida así pasaba
hasta que ella se dio cuenta
que el marido a ella la usaba,
y más que esposa era sirvienta.


SE ABRE EL TELÓN.

ABUNDIO (retrepado en su sillón):
Genoveva, tráeme vino,
¡ganas tengo de beber!

GENOVEVA (fregando el suelo de rodillas):
Un momento, ya termino…

ABUNDIO:
¡Ahora mismo! Tengo sed.

GENOVEVA (soltando el trapo en el cubo mientras habla):
Marcha tú a por ese vino,
Tengo mucho yo que hacer,
e igual de largo es el camino
pa tus pies que pa mis piés.

ABUNDIO (incorporándose un poco en el sillón sorprendido y con aire ofendido, por la respuesta de su mujer):
No tolero esa insolencia.
¿Cómo osas rechistar?
¡No descanse tu conciencia!
¡Quererte a un hombre a comparar!

GENOVEVA:
Mi cuerpo es quien no descansa,
muerta estoy de trabajar.
Ser varón no te da excusa…


ABUNDIO (Gesticulando exageradamente con los brazos, como si explotara una bomba):
¿Acaso vas a reventar?

BREVE PAUSA. Abundio se levanta del sillón y camina con las manos a la espalda alrededor de Genoveva, que sigue fregando en el suelo. Después comienza a hablarle más suavemente.

Ser varón me da derecho
siempre a hacerme respetar.
y la mujer tiene un oficio:
que es al marido cuidar.

GENOVEVA (poniéndose de pie):
Pues soñé yo la otra noche
que eso tiene que cambiar,
que cuando el futuro llegue
la mujer será una igual.

ABUNDIO (mesándose la perilla con una mano y haciendo gestos con la otra para que su mujer se vaya):
¡Tonterías Genoveva!
¡Deja ya de alucinar!
y vete ahora a la taberna
que mi vino has de mercar.

SE CIERRA EL TELÓN.

TROVADOR (Delante del telón):
Así fue que Genoveva
quiso su sueño probar
y fue a ver a una hechicera
para a Abundio escarmentar.
 
Una bruja del contorno
buena magia procuró
y al marido con brebajes
en mujer lo convirtió.

¿Y qué pasó con Genoveva?
-Se preguntarán ustedes-
Pues que el mismo bebedizo
cambió a ambos de papeles.

Y fue así que una mañana
el milagro aconteció.
Despertose Abundio dama
y Genoveva varón.

FIN DEL PRIMER ACTO.


SEGUNDO ACTO

SE ABRE EL TELÓN.

(El escenario aparece vacío. Se oye el grito terrorífico de Genoveva y Abundio al unísono. A continuación, los personajes salen a escena por la izquierda, con la ropa intercambiada: Abundio vestido de Genoveva y Genoveva de Abundio).

ABUNDIO (Seguido de Genoveva y visiblemente alterado):
¡Vive Dios que no lo entiendo!
¿Qué faltas pude cometer,
que a mí el cielo me ha tornado
de macho regio en vil mujer?

GENOVEVA (retrepándose en el sillón como antes lo hacía Abundio y con cierto aire guasón):
Tal vez tú no fueras justo
al sentirte superior.
¡Sírveme un vinito al punto!
Ahora soy yo tu señor.

(Sale Abundio muy contrariado por la izquierda y entra a escena la hechicera por la derecha)

HECHICERA:
¿Es usted el tal Albundio,
o quizás seas Genoveva?

GENOVEVA:
No sé si soy Genobundio
o mi nombre es Abuveva,
sólo sé que en un segundo
¡esto marcha que es “la pera”!
HECHICERA:
He venido a advertirte
que mi magia no es eterna

GENOVEVA:
Debo ser inteligente
y cambiarle la conciencia.

HECHICERA:
Usa bien este regalo
del hechizo ahora a la vista.
Su poder será anulado
cuando él no sea un machista.


Se oye la voz de Abundio que llama a Genoveva desde dentro:

ABUNDIO:
¡Genoveva! ¡Genovevaaa!


GENOVEVA:
¡Ahí llega! Debes irte.

HECHICERA:
Oye antes lo que vine a decirte:

Que él no sepa que el conjuro
sólo es algo pasajero;
haz que piense que es seguro
eterno castigo del cielo.

(Sale la Hechicera por la derecha y a continuación entra Abundio por la izquierda)

ABUNDIO:
Vino bueno ya te traje.
Ahora ponte tú a limpiar.

GENOVEVA:
¡Ni lo sueñes! Soy un hombre
Y tú me tienes que cuidar.

Empieza antes con el suelo,
y luego ponte a cocinar,
que yo espero aquí sentado…

ABUNDIO:
¿Y no piensas hacer na?

GENOVEVA:
No tolero esa insolencia.
¿Cómo osas rechistar?
¡No descanse tu conciencia!
¡Quererte a un hombre a comparar!

ABUNDIO:
¡Hombre soy!

GENOVEVA:
Ya no lo eres.

ABUNDIO:
¿Y qué crees que puedo hacer?

GENOVEVA:
Servirme en todo como antes
hacía contigo tu mujer.
¿No querrás que los vecinos
te vean desobedecer?

 ABUNDIO (Pensativo):
¿Y que crean que Genoveva
osa a Abundio descuidar?
¡No, pardiez! Eso en la vida;
mi buen nombre hay que guardar.

GENOVEVA:
Debes ser muy convincente.
A todos tienes que engañar;
la dama fina y complaciente
sus gestos debe vigilar.


SE CIERRA EL TELÓN

TROVADOR:
El triste Abundio de esta guisa
comenzó con su rutina
de esposa dócil y sumisa,
laboriosa y… femenina.


FIN DEL SEGUNDO ACTO.

TERCER ACTO

GENOVEVA (Bien acomodada en el sillón):
¡Abundio limpia la mesa!

ABUNDIO (Acudiendo rápido a la mesa con el trapo):
Ya estoy yendo.

GENOVEVA:
Acomódame los cojines.

ABUNDIO (Retocando la posición de los cojines del sillón de Genoveva):
Gustoso lo estoy haciendo.

GENOVEVA:
Ahora sírveme vino.

 ABUNDIO (Vertiendo vino en una copa):
En un pispás  lo estoy sirviendo.

(Se oyen golpes. Llaman a la puerta)

GENOVEVA:
¡Están llamando a la puerta!

ABUNDIO:
Como el rayo voy acudiendo.

GENOVEVA:
¡Basta ya por Dios, Abundio!
¡negra estoy con tanto gerundio!

(Breve pausa mientras Abundio se dirige a la puerta, y justo antes de que abra, Genoveva le recuerda con gestos muy expresivos que debe parecer femenino):
Y no olvides a la visita hacer ver
tus modos naturales de mujer.

(Entra el vecino Don Facundo)

ABUNDIO (Recibiéndolo en la entrada y retocándose el peinado “primorosamente”).
Pase, pase usted, don Facundo
¡Que alegría, Señor!¡En el mundo!

DON FACUNDO (a Abundio):
El placer es mío, doña Genoveva,
al contemplar una dama tan bella.

(Satisfecho con el piropo, Abundio se retira por la izquierda contoneándose de forma muy “femenina”)

GENOVEVA (poniéndose de pie para recibirlo):
¡Facundo! ¡Qué sorpresa me ha dado!
¿A qué debo tanto honor en mi hogar?

DON FACUNDO:
Andaba por aquí y he pensado…
¿Por qué no paso un rato a charlar?

GENOVEVA:
Pues siéntese aquí, a mi vera,
que ahora nos sirve… ¡Genovevaaaa!

ABUNDIO (Saliendo a escena apresuradamente)
¡Voy, voy!
Que liado en la cocina estoy…
¡Digo… liada! ¡Qué torpe soy!

GENOVEVA:
Sírvele a D. Facundo ¡al instante!

DON FACUNDO:
¡Un vino blanco, si es usted tan amable!

(Abundio asiente con la cabeza y se gira para marchar al recado)

DON FACUNDO:
Perdón, café con leche, si no la incomoda.

(Abundio, que se había vuelto de nuevo, otra vez asiente con gesto complaciente y se gira para marchar)

GENOVEVA:
Y a mí un tinto, pero con soda.

(Abundio emprende camino por tercera vez hacia la cocina, pero ahora con gesto menos complaciente)

DON FACUNDO:
Seguiré su ejemplo querido vecino,
yo también tomaré vino…

(Abundio ha frenado en seco y escucha, ya sin volverse, los cambios en el pedido)

GENOVEVA:
En cambio yo lo pensé mejor…
tráeme leche y un alfajor.

DON FACUNDO:
¡Que sean dos, que sean dos!

ABUNDIO (se vuelve muy lentamente, intentando disimular su enfado):
¿Dos leches y un alfajor,
dos alfajores y un vino
o una leche para el señor?

GENOVEVA:
¡Mujer, no seas impertinente!
Trae de todo rápidamente.

(Abundio se retira sin decir nada más)

DON FACUNDO:
Buena mujer la suya, ciertamente.

GENOVEVA:
Aunque a veces algo impaciente.

(Breve pausa sin conversación. Ambos miran sus relojes buscando algo que decir).

DON FACUNDO:
Está haciendo frío últimamente.

GENOVEVA:
Ya bastante, para ser Noviembre.

DON FACUNDO:
Es que sopla mucho el poniente

GENOVEVA:
Será peor cuando llegue Diciembre.

(Otra pausa sin tema de conversación. Vuelven a mirar sus relojes)

(Entra Abundio con una bandeja y deposita en la mesa dos tazas, dos copas y un platito con dos alfajores).

(El vecino coge una copa y Genoveva una taza, y se la llevan a los labios simultáneamente. Acto seguido espurrean a la vez la bocanada que han tomado).

GENOVEVA:
¡Por todos los Santos! ¿Pero qué es esto?

 ABUNDIO:
Lo que pidieron. ¡Lo traje presto!
Leche con soda y café con vino,
y otro alfajor para el señor vecino.

(Breve pausa. Genoveva y don Facundo miran atónitos a Abundio)

DON FACUNDO:
Me van a ustedes a disculpar,
no tengo ganas de merendar.

(Poniéndose de pie y dirigiéndose a la puerta)

Me marcho ya, que tengo prisa;
a ver si llego a la última misa.

GENOVEVA:
Muy buenas tardes tenga usted.
y déle recuerdos a su mujer.

(Abundio lo acompaña hasta la puerta. Una vez solos, no puede aguantar más y …)

ABUNDIO:
Triste estoy esposa mía
al llegar a comprender
lo que antes no sabía
que sentía una mujer.

Tarde es para el lamento
pues no puedo atrás marchar,
y hoy de aquello me arrepiento,
si tú me quieres perdonar.

GENOVEVA:
Aún no es tarde esposo mío.
Bueno es recapacitar,
y creo que tú ya has aprendío
cómo debes razonar.

Sin embargo hoy te cuento
que un brebaje te serví;
quise darte un escarmiento
y en mujer te convertí.

ABUNDIO (acercándose a Genoveva y cogiéndole la mano):
Nada puedo reprocharte
ya que he sido un egoísta,
y la lección que me enseñaste
ha matado en mí al machista.

Desde ahora los dos juntos
Compartiremos la faena,
¡Y no me des más estos sustos!
¡Por tu madre, Genoveva!

HECHICERA (Entrando por la derecha):
Veo que todo se ha arreglado
Y aquí mi hechizo ¡ha terminado!

TROVADOR (Entra a escena sin cerrar el telón y se sitúa delante de los actores):
Y de este mágico modo
todo volvió a su ser:
él al cuerpo de Abundio
y Genoveva al de mujer.

Damas y caballeros, niñas y niños:
La historia que vine a contar,
aunque fue hace algunos siglos,
la debemos recordar,
y enseñarle a nuestros hijos
el valor de la equidad,
y ya sean hombres o mujeres
reine en ellos la igualdad.

Adelaida Ortega Ruiz.


















25 comentarios:

  1. Que sorpresa después de tres meses, sin tus entradas, y hoy por fin "La ventana de mis sueños" encabeza mi listas de blogs favoritos, y con un guión de obra de teatro, la espera ha merecido la pena, apartir de ahora espero que no tarden tanto tus nuevas entregas, un saludo y me alegro mucho de tu vuelta, un beso desde "Tomara que tu viera..."

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de pode ver de nuevo tu blog reflejado en mi lista, ¡y como lo ha hecho¡ con esa entrada tan estupenda que me has vuelto a sacar una sonrisa, mientras leía ese buen escarmiento que se llevo Genobundio por ser tan machista,una gran obra de teatro, que has escrito con la gracia con la que nos tiene acostumbrado, a escribir tus entradas. Bienvenida de nuevo, y ENHORABUENA….Un saludo TONY…

    ResponderEliminar
  3. DOÑA ADELAIDA

    Ya era hora de que vuesa merced asomara su gentil pluma por estos laes blogueros.

    La obra de teatro es novedad en estos bosques y bien recibida queda.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Vaya Adelaida, por fin tu vuelta. Te echaba de menos por estos lares.
    Acabo de leer la obra entera y me ha gustado muchísimo, no esperaba menos.
    Pena siento de no haber podido verla el día del estreno, me consuela poder leerla aquí.

    Te felicito, es una obra estupenda.

    Un beso, me alegro de tu vuelta.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mamé, tony, Javier y Elena.
    Sí, ya pude por fin terminar el trabajo que quería hacer y vuelvo a retomar mi blog.

    Gracias por vuestros comentarios tan inmediatos, sobre todo tú, Mamé, que aún estaba anoche haciendo retoques en la colocación de las fotos, cuando me llegó el tuyo.
    Tony, siempre me agrada tu visita. Sé que lees mis entradas y que te gusta "echar un ratillo" leyéndolas.
    Don Tella, el blog de vuesa merced es uno de los que más eché en falta este tiempo. Me alegrará disponer de algún tiempo para retornar a él.
    Elena, sabía que leerías la obra completa. Me gusta que te guste.

    Nos vemos. Hasta ahora.

    ResponderEliminar
  6. Holaaa, hoolaaaaa...!!!. Alegría..., brilla el Sol de nuevo!!!.

    Fué en la mañana cuando entré pero no sé si es por el aire o por lo que es, Internet por mi zona está un tanto jodido en el día de hoy y, no pude dejarte ningún comentario.
    Aún sigue y espero que después de escribirlo no se me chafe y se vaya todo al garete. A ver!!.

    Antes de nada decirte que me alegro un montón de que estés de nuevo aquí con todos nosotros y pues felicitarte una vez más por ésta obra de teatro que sabes tuve la oportunidad de ver su representación, en la Casa de la Cultura.

    Si leerla provoca sensaciones agradables por el humor con que está escrita, verla representada es una gozada total.
    Personalmente disfruté muchísimo con ella y un aplauso para tí y otro muy fuerte para esos niños actores.


    Un abrazo muy fuerte y gran beso, amiga Adelaida.

    Nos vemos!!!!!.

    ResponderEliminar
  7. Por su vuelta y por su obra
    amiga mía,
    menuda sorpresa...
    Por su tematíca,
    de la emoción quedo presa...

    Con los alumnos trabajando,
    busco un ratito distraído,
    su historia me está llamando
    y del tirón me la he leído.

    Jolines, Doña Adelaida
    ¡¡¡ con qué arte compone Usted !!!
    y que, delante de veinte zagales,
    de la siga me caiga,
    si no la APLAUDO ahora mismo
    diciéndole, ¡¡GENIAL, VUESA MERCED !!

    ResponderEliminar
  8. Bueno Adelaida, ya estás otra vez entre nosotros.
    ¡Enhorabuena por tan magnífica obra!
    Y trabajar con niños, con lo difícil que es tienes un gran mérito.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Feliz regreso.
    Tanto trabajo, pero si está bien hecho el orgullo lo supera.
    Felicidades, intentaré leer poquito a poco la obra, para eso la copio y la pego en mi pc, espero que no te importe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Lola, profe Ana, María y Emilio.

    LOLA: Gracias por tu nueva felicitación ... y digo nueva porque al día siguiente de la representación recibí un comentario tuyo en mi anterior entrada, el cual te agradecí mucho, así que doblemente agradecida. Te mando un beso muy grande, porque ya hace días que no nos vemos.

    PROFE ANA:
    Ingenioso y vivaz este arte,
    que vuesa merced me ha ofrecido;
    reciba cordial de mi parte,
    un abrazo agradecido.


    MARIA: Gracias a ti por tu felicitación y no creas que fue tan difícil. Los niños se portaron bien (aunque hubo días que estaban demasiado juguetones y no se centraban, pero fueron estupendos siempre). Me han dejado un recuerdo estupendo y mucho cariño.

    EMILIO: Me gustará que leas la obra, aunque creo que tendrás que hacerlo aquí (mi blog no permite "copiar y pegar"). De cualquier forma no es tan larga: en 15 minutos la acabas. Si te animas, ya me dirás qué te parece.
    Gracias por tu bienvenida. Me alegro de haber regresado por fin.

    Un beso para todos.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Adelaida: si supiera cómo hacerlo, colgaba la obra de teatro en el facebook o en tuenti, para que todos (lo de "... y todas" me chirría) lo pudieran leer y sacar sus conclusiones.
    Y a ver si la Concejala hace recorrer la obra por todos los colegios e institutos como asignatura de EplC...
    ENHORABUENA, y que sepas que me ha encantado, y también he aprendido lo mío...
    ¡ejem! :-)

    ResponderEliminar
  13. PS:
    Sabía que triunfarías en tus compromisos literarios, y es que has puesto el listón alto: pregonera y autora teatral EN VERSO!!!
    Casi nada...
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Que tal??solo dar la enhorabuena.Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Felicidades por tu obra!!, la pude ver por el canal de TV local pero no se escuchaba nada bien y me gusto, ahora cuando la he leído me ha encantado es simpática con un buen mensaje bien escrita y aun mas interesante en verso
    Cuando descubrí tu blog me gusto como escribes y ahora me alegro que hayas podido retomarlo para disfrutar de todo cuanto cuelgues en el
    Pilar

    ResponderEliminar
  16. Hola Nazaríes y Pilar.

    NAZARÍES: Me ha encantado que vengas hasta aquí desde el blog de José Antonio. Sé bienvenida y gracias por tu comentario.
    Un afectuoso saludo.

    PILAR: Gracias de nuevo. Aquí tienes tu casa. Yo ya sé dónde está la tuya. Nos vemos.

    Un beso a ambas.

    ResponderEliminar
  17. Adelaida, en primer lugar felicitarte por todo, por el pregón, que ya me han dicho que fue estupendo, por esa obra de teatro que he leído de un tirón y que me ha encantado, y por tu vuelta. Es un alegría tenerte de nuevo por aquí,para que podamos disfrutar de tus letras :)

    Es verdad que no pudo ser el encuentro en Carteya, pero vendrán más días, y entonces seguro que nos veremos, que yo aún pienso volver por el pueblo para disfrutar de la paz que siempre me invade cuando llego allí.

    Lo dicho, pues, enhorabuena por todos tus merecidos logros, y ¡bienvenida! :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Celebro tu vuelta, así podremos disfrutar de tu buenhacer literario y de tu amistad.
    Será un placer visitar tu blog con mayor frecuencia.
    Quería agradecerte la visita a mi humilde blog y el generoso comentario que dejaste en uno de mis poemas.
    Me encantará seguir recibiendo tus visitas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Gracias. Un abrazo.
    No eliminé tu comentario. Lo que eliminé fue la entrada y, al hacerlo, google arrastra todos los comentarios que contenga hacia la nada. Como dije, en otro momento te escribiré largo y tendido...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pues me lo he leido de un tiron la obra, realmente buena instructiva para que sea una enseñanza a seguir de que la mujer debe ser igual para todo como el hombre, que siempre es la que mas soportar como tan bien has narrados.
    Felicidades tu vuelta fue a lo grande.
    con cariño
    mari

    ResponderEliminar
  21. Felicidades por esta maravillosa obra.
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias Noel Alejandro.

    Saludos para ti y tu bella tierra.

    ResponderEliminar
  23. felicidades que bella obra, y que mesaje tan bueno para los noños jovenes

    ResponderEliminar
  24. me ha parecido precioso y adecuado

    ResponderEliminar

Este blog pretende ser un espacio de amistad y creatividad. Gracias por tus comentarios. Absténganse los que, amparados en el anonimato, pretendan insultar o denigrar gratuitamente.